Entrevista a Noemí Calgullín sobre su experiencia como productora agroecológica

Noemí Calgullín, integrante de la feria agroecológica Siembra Por la Vida. Foto ~ Gabriela Vanegas Carrera.

Mi nombre es Noemí Calgullín y estoy ya siete años en esta feria “Siembra por la vida”.

¿Cómo se vincula usted a esta feria?

Llegamos por una fundación que se llama Allpamanta. Esta fundación nos apoyó para un proyecto de agua de riego. Y hubo una ingeniera que nos incentivó a hacer ferias, nos dio buscando acá en Quito y por eso venimos.

¿De dónde son sus productos y dónde los vende?

Mis productos son de la parroquia de Cangahua, cantón Cayambe. Mi comunidad se llama Santa Marianita de Pingulmí. Siempre he vendido

del productor al consumidor. Siempre he estado en ferias agroecológicas porque siempre he trabajado de manera agroecológica. Nunca he usado químicos para producir.

¿Por qué no los usa?

Porque es malo para la salud y para la tierra. Con los químicos envenenamos a nuestra madre tierra. Entonces producir sin químicos para tener un consumo sano es mejor.

¿Y los consumidores lo notan? Porque al parecer su feria tiene mucha acogida.

Sí, nuestra feria agroecológica tiene acogida porque la gente sabe que son productos sanos.

¿También participa de ferias en su localidad?

Sí, yo participo de una feria agroecológica en Cayambe. Los miércoles en Cayambe y los viernes en Quito.

Noemí Calgullín: "Nuestra feria agroecológica tiene acogida porque la gente sabe que son productos sanos". Foto ~ Gabriela Vanegas Carrera.

¿Cómo es su trabajo en el campo?

Es duro trabajar en agricultura sobre todo porque no hay ayuda. En mi caso yo paso solita en la casa, en mi parcela. Tengo animales y de ahí mismo saco el abono. Tengo cuyes, conejos, patos, pollos, chanchos…

Lo principal de los animales es que son una ayuda para que no dependamos de las casas comerciales. Nosotros no necesitamos comprar abono. Tenemos nuestro propio abono. Se hace el bocashi, se hacen bioles… entonces utilizamos nuestros propios bioinsumos.

Pero es duro. Siempre necesitamos remover el abono, sacar el abono de los animales. Por ejemplo en la cuyera a veces dejamos llenar las heces, yo tengo alrededor de setenta / cien cuyes. A veces no saco un mes, y ya salen unas doce o diez carretillas. Es duro porque toca estar con la pala poniendo y poniendo en la carretilla, y una se cansa.

Igual de los pollos tengo que sacar las heces porque yo los hago criar en galpones. No les puedo tener sueltos porque se comen las hortalizas, o se van donde los vecinos. Lo que sí hago es sacarles a pastar, pero poquito.

Pero a pesar de lo duro el trabajo en la finca sí es bonito. Cuando le gusta más que todo. A mí siempre me ha gustado. Yo tengo que sembrar mínimo cada quince días para poder sacar productos todas las semanas.

¿Produce en su propia tierra?

Sí, tenemos nuestro propio terreno.

¿Y cómo está el riego en su comunidad?

Cuando hay, tenemos agua unas cuatro horitas al día, pero cuando es verano no tengo agua y mis plantas se secan.

Tengo reservorio, pero igual toca sacar el agua con la bomba y se gasta luz. Bueno, eso me salva un poco porque si no tuviera el reservorio ya todas mis plantas se hubieran acabado secando. En mi zona hace bastante viento y es bien seco. Por donde yo vivo es bastante seco. La tierra es seca y a parte es el camino del viento. Son vientos terribles.

Noemí Calgullín: "En el caso de vender directamente al consumidor lo más difícil ha sido poder mantener la producción constante". Foto ~ Gabriela Vanegas Carrera.

¿Sus hijos le ayudan en la parcela?

Sí, cuando tienen tiempo y cuando no tienen pereza. A veces llegan cansados del colegio y no quieren ayudar, pero bueno toca inculcarles el trabajo porque de eso comemos.

¿Cuál ha sido la mayor dificultad para poder mantener la feria?

En el caso de vender directamente al consumidor lo más difícil ha sido poder mantener la producción constante. A veces no hay. Por ejemplo, nosotras sembramos de todo, tenemos una infinidad de cosas en la parcela porque la agroecología es diversidad.

Nosotras no hacemos  monocultivo. Nosotras no solo sembramos papas, o solo habas, o solo remolachas… Nosotras tenemos diversidad en la producción. Tenemos hortalizas, granos, hierbas medicinales, frutales… Tenemos de todo. Pero a veces mantener esas cosas es duro porque a veces hay semanas que no hay zanahoria, pero hay rábanos y remolachas. Otras semanas que no hay hierbitas porque el proveedor de plantas no trajo los cilantros y ya nos descuadra.

¿Y cómo podrían solventar ese inconveniente?

Necesitamos tener un poco más de tiempo. Tener más, un poquito más de tiempo para trabajar en la parcela. A veces es difícil porque por ejemplo, en mi caso, yo a veces salgo a trabajar fuera por la situación. Yo no solo trabajo en esto, sino que salgo a trabajar unos dos días a la semana fuera de mi parcela. Entonces sí es difícil el trabajo en casa, el tema del agua y más que todo por la pandemia se nos jodió todo.

Nosotros nos atrasamos en los bancos y con lo que producimos en la parcela a veces no solventamos. Antes sí podía solventar y yo feliz pasaba con mis pollos, mis cuyes, mis hortalizas y con eso solventaba, pero debido a la pandemia nos atrasamos en los bancos y me tocó salir a trabajar por fuera también para poder cumplir con los pagos.

Entonces, ¿ustedes tienen deudas?

Sí, tenemos deudas porque tenemos hijos que están estudiando. Y a veces uno también quiere tener alguito. Yo me compré un tractor agrícola para trabajar, entonces de eso estoy debiendo y tengo que pagar. Pago como mil cien mensuales y es duro. A raíz de la pandemia se jodió todo. Nos atrasamos en los bancos e igualarse está duro. Sin deuda y trabajando cien por ciento en la parcela sí se alcanza a solventar.

Pero en mi caso no avanzo. Salgo dos días a la semana a trabajar fuera de mi parcela y tengo dos días de feria, ya son cuatro días de trabajo. A veces los sábados tenemos mingas en la comunidad y toca ir a las mingas, ahí ya son cinco días. Me quedan dos días y a veces los domingos el cuerpo ya está cansado y quiere descansar. Cuando me dedico más a mi parcela son los jueves y los sábados.

La mujeres agroecólogas muchas veces deben llevar a sus hijxs a las ferias para poder seguir participando del espacio y a su vez cuidarles. La mujer que aparece en la fotografía es Evelin Imbaquingo junto a su pequeña hija Aisha / Vida. Foto ~ Gabriela Vanegas Carrera.

¿Y cuánto le falta para terminar la deuda?

Once meses. Y estoy rezando para poder terminar de pagar. Yo ya estaba muy acostumbrada a estar en mi casa. Sólo me solventaba de mis animales y de mi parcela. Tranquilamente yo solventaba con eso y con lo que mi esposo ganaba. Pero con la pandemia ya no se pudo más. Todos nos atrasamos por el encierro. Los bancos decían que nos iban a dar dos meses de gracia, pero fue mentira. En realidad nos cobraron más de lo debido. Yo pagaba mil cien, pero me hicieron pagar dos mil más.

¿En qué consiste su trabajo fuera de la parcela?

Trabajo en una finquita de rosas. Corto, limpio la hierba, y todo lo que haya que hacer. Pero no tengo ningún beneficio de ley. Solo trabajo dos días.

¿Cómo es su rutina para venir a la feria?

Para esta feria empecé a cosechar desde las cinco de la tarde del día anterior. Como no tengo mucho coseché las hortalizas y ya.

Más o menos a las seis y media me voy al cuarto, hago la merienda y me voy a dormir. Al otro día me levanto a las dos de la mañana. Hiervo el agua y empiezo a pelar los pollos. Una hora me demoro para traer diez pollos, a veces hasta cuarenta y cinco minutos me demoro también. Esta mañana me demoré cuarenta y cinco minutos porque me quedé dormida. Tenía mucho sueño y me regresé a dormir mientras hervía el agua. Me desperté a las tres y veinte, y bueno ahí ya me tocó apurarme lo que más pude. A veces me sabe ayudar mi hijo matando, pero está con un poquito de tos, entonces yo mismo tuve que matar y pelar. Y Luego hasta venir a la feria me demoro una hora y cuarto.

¿Cuánto le cuesta venir acá?

Yo tengo un compañerito que vende en otra feria y sabe traernos. Nos cobran 5 dólares ida y vuelta. A veces también nos toca venir en bus. Cogemos algunos buses, toca pagar el carro y se gasta más. A veces hasta siete dólares solo en transporte.

¿Qué pasa cuando no logran vender todo lo que traen a la feria?

A veces cuando no se puede vender cambiamos. Intercambiamos entre nosotras y llevamos a nuestra casa cosas que no tenemos. Por ejemplo, en mi caso yo cambio por frutales porque eso no se da en mi zona.

¿Qué le diría a las personas para que compren en ferias agroecológicas?

Le diría a la gente que concientice que nosotras vendemos cosas sanas y sin químicos. Ellos, a través de nuestros productos, pueden cuidar su salud. Mucha gente está acostumbrada a comprar en los mercados y no saben cómo es producido. En los supermercados se ven cosas brillantes, pero llenas de químicos. Nosotras vendemos cosas frescas y sin químicos.

Por eso nuestra feria se llama “Siembra por la vida”, porque estamos sembrando para tener más vida, y porque sembrando damos vida a la gente.

¿Cuál sería su mensaje para los agricultores y  para la gente de la ciudad?

Les diría que no desmayen porque la agricultura es el único trabajo que no puede desmayar. Sin los agricultores la gente no vive, porque si nosotros no producimos qué va a comer la gente. Nosotros de ley tenemos que producir. Entonces decirles que no desmayen, que sigan adelante porque nosotros, los productores, damos vida a la gente. Y a la gente en las ciudades les diría que nos sigan comprando y que valoren nuestro trabajo.

¿Cómo podría ser valorado su trabajo?

Por ejemplo, a veces nosotras venimos acá y hay una lechuguita de veinticinco centavos y dicen: no, diez centavos ha de valer. Entonces como que desvalorizan nuestro trabajo. Nosotras ponemos conscientemente el precio. No estamos abusando porque el producto sea agroecológico, sin químicos. Nosotras somos productoras y pedimos lo que es, y a veces no nos valoran.

Te podría interesar

abril 8, 2024

Entrevista a Fanny Salazar. Experiencia de la feria agroecológica ‘Siembra por la vida’

marzo 8, 2024

Entrevista a Roberto Guerrero. Experiencias y alternativas para hacerle frente a los mercados para ‘pobres’

marzo 5, 2024

Entrevista a Benjamín Macas. Campesinos, TLC’s y agricultura en Ecuador

marzo 2, 2024

Entrevista a Eduardo Malagón Zaldua. Protestas en Europa: Reducción notable del número de explotaciones agrarias

febrero 29, 2024

Entrevista a Mamen Cuéllar. Protestas en Europa: Agricultores presionados a producir a pérdida

septiembre 19, 2022

¿Por qué es importante, en estos momentos, implementar el Decenio de las NNUU de la Agricultura Familiar en Ecuador?

agosto 15, 2022

¿Por qué es importante una política de precios para la agricultura campesina?

agosto 15, 2022

¿Por qué es importante una política de precios para la agricultura campesina?

abril 27, 2022

Entrevista a Lourdes Zambrano Productora Florícola de Tabacundo

septiembre 19, 2021

Entrevista Benjamín Macas

Notas

[1] Créditos:

Entrevistadora: Gabriela Vanegas Carrera.

Corrección y edición de texto: Esteban Daza, Gabriela Vanegas Carrera.

2] Feria agroecológica ‘Siembra por la vida’.

Horarios Carcelén: 05:00 – 12:00

Ubicación Carcelén: https://maps.app.goo.gl/ebQ2s6EJ7ynCtPMg9

Horarios Cumbaya: 06:00 – 12:00

Ubicación Cumbaya: https://maps.app.goo.gl/nZkmaaLsNF8MTjmBA

Compartir este artículo

Equipo OCARU

Visited 84 times, 43 visit(s) today
Close