Relaciones de género en el campo y la economía del cuidado

Relaciones de género en el campo y la economía del cuidado

Esta cartilla buscacuestionar las estructuras patriarcales, el capitalismo, y la colonialidad; sistemas que generan violencia y sostienen el rol que ocupan las mujeres de sostener mayoritariamente sobre sus hombros el cuidado de la vida en el campo.

Esta catilla, es parte de un grupo de 9 módulos de debate alrededor de la agricultura familiar campesina, la soberanía alimentaria y la agroecología. En ellas intentamos recoger la experiencia de indígenas campesinxs[1]que hoy están transformando sus medios de vida y que apuestan por la agroecología como una práctica política para la reconstrucción de su mundo.

La iniciativa nace de la confluencia de varios procesos de formación y experimentación política. Por un lado, hablamos de indígenas campesinos y cholxs del mar organizados en torno a la “Escuela de formación política, La Troja Manaba” que en tres años de existencia han logrado avanzar en la construcción de huertos para garantizar la alimentación de sus familias y hoy cuentan con varias experiencias demostrativas; por otro lado, la experiencia de indígenas campeisnxs de Cotopaxi, Tungurahua, Bolívar y Chimborazo que, en varios casos, llevan más de 15 años experimentando con la agroecología, han recuperado sus prácticas ancestrales y transformado sus fincas para ponerlas como espacios de aprendizaje para otrxs indígenas campeisnxs. Las cartillas también recogen la experiencia de las organizaciones que han acompañados estos distintos procesos; y a quienes también queremos reconoce su aporte: Acción Ecológica, COPISA, Escuela de formación política y soberanía alimentaria “La Troja Manaba”; Colectivo ARTOS, AMUCOMT, CONFEUNASSC, Instituto de Estudios Ecuatorianos, Fundación SWISSAID y MISEREOR.

Esperamos que estas 9 cartillas con las que empezamos, y son parte de esta colección “Educar para cosechar”, multipliquen la experiencia, pero sobre todo sirvan para ampliar y difundir su apuesta:  construir colectivamente un futuro donde la reproducción de vida y la naturaleza sean el eje central de la agricultura.

[1] Lenguaje inclusivo. Usamos la x para escribir y la e para leer. Parte del aprendizaje que nos han impartido ha sido decirnos que al usar el masculino (el, nosotros, vosotros, ellos, todos) hacemos referencia al conjunto de la humanidad. Sin embargo, hoy entendemos que es una practica del lenguaje que esconde el enorme aporte de las mujeres en la sociedad. Nuestro nuevo esfuerzo aprendizaje es distinto, busca reconocer el valor de todxs. En ese sentido usamos la x (lx, nosotrxs, ellxs, todxs) en la escritura como una forma de incluir a todas las personas (mujeres, hombres y diversidades sexo-genéricas). Y la e (le, nosotres, elles, todes), en el lenguaje hablado, para nombrar a todas las personas en nuestros relatos. ¡Lo que no se nombra no existe! ¡Por eso invitamos a nombrarnos a todxs! De esta manera incluimos a la diversidad de personas que somos parte de la humanidad.

Ecología política; repensando las relaciones entre sociedad y naturaleza

Ecología política; repensando las relaciones entre sociedad y naturaleza

Esta cartilla nos invita a reflexionar sobre nuestras relaciones con la “naturaleza”, en nuestras formas de producir y consumir, así como en nuestras maneras de reproducir la vida.

Esta catilla, es parte de un grupo de 9 módulos de debate alrededor de la agricultura familiar campesina, la soberanía alimentaria y la agroecología. En ellas intentamos recoger la experiencia de indígenas campesinxs[1]que hoy están transformando sus medios de vida y que apuestan por la agroecología como una práctica política para la reconstrucción de su mundo.

La iniciativa nace de la confluencia de varios procesos de formación y experimentación política. Por un lado, hablamos de indígenas campesinos y cholxs del mar organizados en torno a la “Escuela de formación política, La Troja Manaba” que en tres años de existencia han logrado avanzar en la construcción de huertos para garantizar la alimentación de sus familias y hoy cuentan con varias experiencias demostrativas; por otro lado, la experiencia de indígenas campeisnxs de Cotopaxi, Tungurahua, Bolívar y Chimborazo que, en varios casos, llevan más de 15 años experimentando con la agroecología, han recuperado sus prácticas ancestrales y transformado sus fincas para ponerlas como espacios de aprendizaje para otrxs indígenas campeisnxs. Las cartillas también recogen la experiencia de las organizaciones que han acompañados estos distintos procesos; y a quienes también queremos reconoce su aporte: Acción Ecológica, COPISA, Escuela de formación política y soberanía alimentaria “La Troja Manaba”; Colectivo ARTOS, AMUCOMT, CONFEUNASSC, Instituto de Estudios Ecuatorianos, Fundación SWISSAID y MISEREOR.

Esperamos que estas 9 cartillas con las que empezamos, y son parte de esta colección “Educar para cosechar”, multipliquen la experiencia, pero sobre todo sirvan para ampliar y difundir su apuesta:  construir colectivamente un futuro donde la reproducción de vida y la naturaleza sean el eje central de la agricultura.

[1] Lenguaje inclusivo. Usamos la x para escribir y la e para leer. Parte del aprendizaje que nos han impartido ha sido decirnos que al usar el masculino (el, nosotros, vosotros, ellos, todos) hacemos referencia al conjunto de la humanidad. Sin embargo, hoy entendemos que es una practica del lenguaje que esconde el enorme aporte de las mujeres en la sociedad. Nuestro nuevo esfuerzo aprendizaje es distinto, busca reconocer el valor de todxs. En ese sentido usamos la x (lx, nosotrxs, ellxs, todxs) en la escritura como una forma de incluir a todas las personas (mujeres, hombres y diversidades sexo-genéricas). Y la e (le, nosotres, elles, todes), en el lenguaje hablado, para nombrar a todas las personas en nuestros relatos. ¡Lo que no se nombra no existe! ¡Por eso invitamos a nombrarnos a todxs! De esta manera incluimos a la diversidad de personas que somos parte de la humanidad.

Derechos campesinos y de otras personas que trabajan en el campo

Derechos campesinos y de otras personas que trabajan en el campo

Esta cartilla tiene como objetivo que las organizaciones indígenas campesinas conozcan la importancia de que exista una declaración de las Naciones Unidas para la exigencia de sus derechos.

Esta catilla, es parte de un grupo de 9 módulos de debate alrededor de la agricultura familiar campesina, la soberanía alimentaria y la agroecología. En ellas intentamos recoger la experiencia de indígenas campesinxs[1]que hoy están transformando sus medios de vida y que apuestan por la agroecología como una práctica política para la reconstrucción de su mundo.

La iniciativa nace de la confluencia de varios procesos de formación y experimentación política. Por un lado, hablamos de indígenas campesinos y cholxs del mar organizados en torno a la “Escuela de formación política, La Troja Manaba” que en tres años de existencia han logrado avanzar en la construcción de huertos para garantizar la alimentación de sus familias y hoy cuentan con varias experiencias demostrativas; por otro lado, la experiencia de indígenas campeisnxs de Cotopaxi, Tungurahua, Bolívar y Chimborazo que, en varios casos, llevan más de 15 años experimentando con la agroecología, han recuperado sus prácticas ancestrales y transformado sus fincas para ponerlas como espacios de aprendizaje para otrxs indígenas campeisnxs. Las cartillas también recogen la experiencia de las organizaciones que han acompañados estos distintos procesos; y a quienes también queremos reconoce su aporte: Acción Ecológica, COPISA, Escuela de formación política y soberanía alimentaria “La Troja Manaba”; Colectivo ARTOS, AMUCOMT, CONFEUNASSC, Instituto de Estudios Ecuatorianos, Fundación SWISSAID y MISEREOR.

Esperamos que estas 9 cartillas con las que empezamos, y son parte de esta colección “Educar para cosechar”, multipliquen la experiencia, pero sobre todo sirvan para ampliar y difundir su apuesta:  construir colectivamente un futuro donde la reproducción de vida y la naturaleza sean el eje central de la agricultura.

[1] Lenguaje inclusivo. Usamos la x para escribir y la e para leer. Parte del aprendizaje que nos han impartido ha sido decirnos que al usar el masculino (el, nosotros, vosotros, ellos, todos) hacemos referencia al conjunto de la humanidad. Sin embargo, hoy entendemos que es una practica del lenguaje que esconde el enorme aporte de las mujeres en la sociedad. Nuestro nuevo esfuerzo aprendizaje es distinto, busca reconocer el valor de todxs. En ese sentido usamos la x (lx, nosotrxs, ellxs, todxs) en la escritura como una forma de incluir a todas las personas (mujeres, hombres y diversidades sexo-genéricas). Y la e (le, nosotres, elles, todes), en el lenguaje hablado, para nombrar a todas las personas en nuestros relatos. ¡Lo que no se nombra no existe! ¡Por eso invitamos a nombrarnos a todxs! De esta manera incluimos a la diversidad de personas que somos parte de la humanidad.

Paro Nacional Sectores Campesinos Costa Acuerdos Lasso Banano, Arroz

Paro Nacional Sectores Campesinos Costa Acuerdos Lasso Banano, Arroz

 

15 de julio de 2021. Boletín Especial

Ante el Paro Nacional Campesino

El IEE y OCARU nos pronunciamos en solidaridad con el Paro Nacional del 12 de julio, que se desató para exigir al gobierno que cumpla con sus ofertas de campaña en torno a precios mínimos de sustentación, costos de los insumos agrícolas y se atiendan y resuelvan las condiciones que han hundido a los agricultores y agricultoras en una profunda crisis. Los precios mínimos de sustentación permiten que los y las agricultoras pequeñas, medianas y familiares puedan mantener a flote sus economías. Alertamos que el conjunto de precios bajos, el incremento del costo de los insumos agrícolas, el alza de combustibles, el impacto de la pandemia y la amenaza que representa un posible Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, pone en riesgo las economías campesinas que actualmente continúan trabajando a pérdida.

El modelo de encadenamientos agroindustriales ha demostrado reiteradamente que subsume a los y las agricultoras en ciclos de endeudamiento, que las instituciones del Estado como BanEcuador, el MAG y las alianzas público-privadas no logran resolver estos problemas centrales del agro.  Desde nuestro espacio, también rechazamos las detenciones que ocurrieron y aplaudimos la pronta y oportuna liberación de líderes sociales. Conocemos que se ha dado un acuerdo entre el gobierno y sectores arroceros; esperamos que éstos se cumplan y que los demás sectores campesinos que también están siendo afectados (maiceros, bananeros, lecheros) encuentren vías para el diálogo.

Como IEE y OCARU reafirmamos la legitimidad de las decisiones colectivas de los sectores campesinos que conforman los pueblos de la costa, haciendo eco a su reclamo, ya que lo que está en juego es dignificar el trabajo campesino y garantizar una vida digna para quienes alimentan el país. Hacemos un llamado a priorizar de manera urgente los derechos, el sustento de los y las campesinas, y en general, la protección de la producción campesina que garantiza la alimentación en la ciudad. Finalmente, invitamos a leer los pronunciamientos de las organizaciones campesinas que se movilizaron este lunes y noticias relacionadas.

IEE y OCARU 
Pronunciamiento completo: descarga aquí 
UNIÓN TIERRA Y VIDA 
La Unión Tierra y Vida convoca a su militancia a ejercer el derecho a la resistencia 
SECTOR ARROCERO 
Toma la decisión de cerrar las vías indefinidamente por precio del arroz
FENABE
La Unión Tierra y Vida convoca a su militancia a ejercer el derecho a la resistencia 
EXPRESO 
Ultimatum de los arroceros: 24 horas para una solución a los bajos precios
LA HORA 
Agricultores sufren por la caída del precio del arroz
EL UNIVERSO 
Sector agropecuario anuncia paro nacional por falta de acuerdos con el Gobierno 
GK
¿Por qué el movimiento campesino se va a paro? 

Nuestra dirección:
San Ignacio 134 y 6 de Diciembre, Quito
(593 2) 2904 098

¿Quiere compartir sus aportes para el debate?
Pueden escribirnos a: ocaru2012@gmail.com

Si quiere darse de baja de esta lista consulte en:
unsubscribe from this list

 

Política pública, política agraria y soberanía alimentaria

Política pública, política agraria y soberanía alimentaria

Esta cartilla tiene como objetivo analizar la importancia que tienen las políticas públicaspara lxs indígenas, lxs campesinxs y la agroecología. Esta catilla, es parte de un grupo de 9 módulos de debate alrededor de la agricultura familiar campesina, la soberanía alimentaria y la agroecología. En ellas intentamos recoger la experiencia de indígenas campesinxs[1]que hoy están transformando sus medios de vida y que apuestan por la agroecología como una práctica política para la reconstrucción de su mundo. La iniciativa nace de la confluencia de varios procesos de formación y experimentación política. Por un lado, hablamos de indígenas campesinos y cholxs del mar organizados en torno a la “Escuela de formación política, La Troja Manaba” que en tres años de existencia han logrado avanzar en la construcción de huertos para garantizar la alimentación de sus familias y hoy cuentan con varias experiencias demostrativas; por otro lado, la experiencia de indígenas campeisnxs de Cotopaxi, Tungurahua, Bolívar y Chimborazo que, en varios casos, llevan más de 15 años experimentando con la agroecología, han recuperado sus prácticas ancestrales y transformado sus fincas para ponerlas como espacios de aprendizaje para otrxs indígenas campeisnxs. Las cartillas también recogen la experiencia de las organizaciones que han acompañados estos distintos procesos; y a quienes también queremos reconoce su aporte: Acción Ecológica, COPISA, Escuela de formación política y soberanía alimentaria “La Troja Manaba”; Colectivo ARTOS, AMUCOMT, CONFEUNASSC, Instituto de Estudios Ecuatorianos, Fundación SWISSAID y MISEREOR. Esperamos que estas 9 cartillas con las que empezamos, y son parte de esta colección “Educar para cosechar”, multipliquen la experiencia, pero sobre todo sirvan para ampliar y difundir su apuesta:  construir colectivamente un futuro donde la reproducción de vida y la naturaleza sean el eje central de la agricultura. [1] Lenguaje inclusivo. Usamos la x para escribir y la e para leer. Parte del aprendizaje que nos han impartido ha sido decirnos que al usar el masculino (el, nosotros, vosotros, ellos, todos) hacemos referencia al conjunto de la humanidad. Sin embargo, hoy entendemos que es una practica del lenguaje que esconde el enorme aporte de las mujeres en la sociedad. Nuestro nuevo esfuerzo aprendizaje es distinto, busca reconocer el valor de todxs. En ese sentido usamos la x (lx, nosotrxs, ellxs, todxs) en la escritura como una forma de incluir a todas las personas (mujeres, hombres y diversidades sexo-genéricas). Y la e (le, nosotres, elles, todes), en el lenguaje hablado, para nombrar a todas las personas en nuestros relatos. ¡Lo que no se nombra no existe! ¡Por eso invitamos a nombrarnos a todxs! De esta manera incluimos a la diversidad de personas que somos parte de la humanidad.
Pronunciamiento Ante el Paro Nacional Campesino –Pequeños productores arroceros, bananeros y otros.

Pronunciamiento Ante el Paro Nacional Campesino –Pequeños productores arroceros, bananeros y otros.

Ante el Paro Nacional Campesino –Pequeños productores arroceros y bananeros

El Instituto de Estudios Ecuatorianos y el Observatorio del Cambio Rural nos pronunciamos en solidaridad con los y las campesinas, organizaciones y gremios de productores arroceros y bananeros; quienes llamaron a un Paro Nacional y se movilizaron hoy 12 de julio para exigir al gobierno que se cumplan acuerdos de campaña en torno a precios mínimos de sustentación, costos de los insumos agrícolas y se atiendan y resuelvan las condiciones que han hundido a los agricultores y agricultoras en una profunda crisis.

Desde el IEE y el OCARU entendemos que los precios mínimos de sustentación permiten que los y las agricultoras pequeñas, medianas y familiares puedan mantener a flote sus economías. Alertamos que el conjunto de precios bajos, el incremento del costo de los insumos agrícolas, el alza de combustibles, el impacto de la pandemia y la amenaza que representa un posible Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, pone en riesgo las economías campesinas que actualmente continúan trabajando a pérdida.

El modelo de encadenamientos agroindustriales que se ha impulsado a través de la política agraria de los últimos gobiernos, ha demostrado reiteradamente que subsume a los y las agricultoras en ciclos de endeudamiento, que las instituciones del Estado como BanEcuador, el MAG y las alianzas público-privadas no logran resolver los problemas centrales del agro. Las familias campesinas necesitan beneficiarse de un nivel adecuado de ingresos para reinvertir en sus economías, sus comunidades y garantizar la vida en el campo.

Recordamos que este año se intentó aprobar el proyecto de Ley de Desarrollo Sustentable del Sector Agropecuario, cuyo objetivo era consolidar un modelo de encadenamiento de pequeños y medianos productores a la agroindustria. Nos preguntamos si éste es un modelo que realmente beneficia a la pequeña y mediana agricultura, al develarse la irremediable necesidad de movilización que surge el día de hoy.

Adicionalmente, recordamos que el gobierno de Guillermo Lasso firmó acuerdos con el Pueblo Montubio durante la campaña en torno a precios mínimos de sustentación, control de insumos, entre varias demandas más. Por lo cual rechazamos las afirmaciones del gobierno que amenazan la criminalización de la protesta, recordando que el diálogo entre sociedad y gobierno se debe sustentar en el respeto a los acuerdos y los derechos fundamentales como el derecho a la resistencia (Constitución Art. 98).

En este momento conocemos que se ha dado un acuerdo entre el gobierno y sectores arroceros. Esperamos que se cumplan estos acuerdos y que los demás sectores campesinos que también están siendo afectados (maiceros, bananeros, lecheros) también encuentren vías para el diálogo.

Como IEE y OCARU reafirmamos la legitimidad de las decisiones colectivas de los sectores campesinos que conforman los pueblos de la costa, haciendo eco a su reclamo, ya que lo que está en juego es dignificar el trabajo campesino y garantizar una vida digna para quienes alimentan el país. Hacemos un llamado a priorizar de manera urgente los derechos, el sustento de los y las campesinas y en general el proteger la producción campesina que garantiza la alimentación en la ciudad.

pronunciamiento-iee.ocaru-paronacional2021

 

 

 

Sector Arrocero llama a Paro Nacional Indefinido

Sector Arrocero llama a Paro Nacional Indefinido

Todo el Sector Arrocero a Paro Nacional Indefinido ante la caida del precio del arroz.

Con la presencia de autoridades cantonales, productores, gremios y dirigencia del sector arroceero, se desarrolló una Asamblea Nacional en la Asociación «Los Caídos», en la ciudad de Santa Lucía.

El bajo precio de la saca de arroz de 210 libras en cáscara, que bordea los 22 dólares y sigue bajando en las últimas horas, sumando al Gobierno Nacional que no da una solución al sector agrícola específicamente al arrocero, ha provocado que tomemos la decisión de cerrar las vías indefinidamente el día lunes 12 de julio de 2021 a las 06h00, en todo el País, hasta que el Presidente del Ecuador cumpla con lo ofrecido en Santa Lucía, como es el precio fijo del arroz.

¡Los verderos arroceros del país en pie de lucha por respetar nuestros derechos!

Atentamente

Agricultores

FENABE – Paro Nacional indefinido sector bananero

FENABE – Paro Nacional indefinido sector bananero

FENABE llama a Paro Nacional indefinido del Sector Productor Bananero ante el irrespeto del precio mínimo de sustentación

Los ocho mil pequeños y medianos productores de banano, en Asamblea General, decidieron cerrar las vías del país, este lunes 12 de julio, ante el irrespeto al precio mínimo de sustentación y la falta de acciones del Gobierno Nacional.

Actualmente, cada caja de banano de 41 a 46 libras sin distintinción, se comercializa a 2 dólares, lo que es un rabo descarado a quienes somos el primer eslabón de la cadena.

La Unión Tierra y Vida convoca a su militancia a ejercer el derecho a la resistencia

La Unión Tierra y Vida convoca a su militancia a ejercer el derecho a la resistencia

Unión Tierra y Vida

La Unión Tierra y Vida convoca a su militancia a ejercer el derecho a la resistencia garantizado en el Art. 98 de nuestra Constitución. Este lunes 12 de julio de 2021 ante la falta de decisión del gobierno nacional por no hacer cumplir el pago del precio justo de la saca de arroz que mantiene en crisis al sector

Fuente: https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=4152460064835633&id=688836897864651

Ante el racismo que se destapa

Ante el racismo que se destapa

El racismo es parte de una herencia colonial de explotación y opresión que configuró una sociedad jerárquica e injusta basada en la cruel idea de que hay pueblos inferiores a quienes se despoja y somete; y que existen un conjunto de terratenientes, empresarios y capitalistas que son quienes deben decidir por todxs. Pero nuestra Abya Yala es indígena, negra, montubia; y se levanta sobre las luchas de estos 529 años de genocidio. Es en la larga memoria del movimiento indígena que encontramos esa posibilidad de emancipación y dignidad; en los levantamientos, en la trama comunitaria, en las sublevaciones y cortes de carretera, así como en los gobiernos locales y el sostenimiento de la vida, las semillas, el agua, la tierra.

 

Si hay algo que hemos aprendido a lo largo de estas décadas, es que ningún proyecto de transformación es posible si no es anti racista, anti colonial y plurinacional. Es el movimiento indígena el que potenció muchas de nuestras luchas, el que nos mostró que era posible la unidad en la diversidad y el que salió a las calles con la firmeza de que «nada era solo para lxs indixs». También fue octubre, y se volvió una luz de esperanza para un pueblo harto de tanto saqueo.

 

Es en esa historia de lucha por la transformación de la sociedad y la búsqueda de un mundo distinto, plurinacional e intercultural en la que nos reconocemos y es desde ahí donde rechazamos los espectáculos racistas y los discurso de odio de los medios y las élites.

 

Nuestra solidaridad con el movimiento indígena y con el compañero Leonidas Iza, con todos los pueblos y nacionalidades que hacen de este país, una posibilidad de justicia. Y nuestro rechazo absoluto a las  prácticas y discursos racistas de La Posta.

pronunciamiento

La Agricultura Familiar Campesina: un modelo de agricultura con la potencia para cambiar la vida

La Agricultura Familiar Campesina: un modelo de agricultura con la potencia para cambiar la vida

En esta cartilla, nos interesa mostrar por qué la AFCI es un actor que está en medio del debate mundial, y desde la Constitución del 2008 debería convertirse en un sujeto central de la política pública del Ecuador.

Esta catilla, es parte de un grupo de 9 módulos de debate alrededor de la agricultura familiar campesina, la soberanía alimentaria y la agroecología. En ellas intentamos recoger la experiencia de indígenas campesnxs[1] que hoy están transformando sus medios de vida y que apuestan por la agroecología como una práctica política para la reconstrucción de su mundo.

La iniciativa nace de la confluencia de varios procesos de formación y experimentación política. Por un lado, hablamos de indígenas campesinos y cholxs del mar organizados en torno a la “Escuela de formación política, La Troja Manaba” que en tres años de existencia han logrado avanzar en la construcción de huertos para garantizar la alimentación de sus familias y hoy cuentan con varias experiencias demostrativas; por otro lado, la experiencia de indígenas campeisnxs de Cotopaxi, Tungurahua, Bolívar y Chimborazo que, en varios casos, llevan más de 15 años experimentando con la agroecología, han recuperado sus prácticas ancestrales y transformado sus fincas para ponerlas como espacios de aprendizaje para otrxs indígenas campeisnxs. Las cartillas también recogen la experiencia de las organizaciones que han acompañados estos distintos procesos; y a quienes también queremos reconoce su aporte: Acción Ecológica, COPISA, Escuela de formación política y soberanía alimentaria “La Troja Manaba”; Colectivo ARTOS, AMUCOMT, CONFEUNASSC, Instituto de Estudios Ecuatorianos, Fundación SWISSAID y MISEREOR.

Esperamos que estas 9 cartillas con las que empezamos, y son parte de esta colección “Educar para cosechar”, multipliquen la experiencia, pero sobre todo sirvan para ampliar y difundir su apuesta:  construir colectivamente un futuro donde la reproducción de vida y la naturaleza sean el eje central de la agricultura.

[1] Lenguaje inclusivo. Usamos la x para escribir y la e para leer. Parte del aprendizaje que nos han impartido ha sido decirnos que al usar el masculino (el, nosotros, vosotros, ellos, todos) hacemos referencia al conjunto de la humanidad. Sin embargo, hoy entendemos que es una practica del lenguaje que esconde el enorme aporte de las mujeres en la sociedad. Nuestro nuevo esfuerzo aprendizaje es distinto, busca reconocer el valor de todxs. En ese sentido usamos la x (lx, nosotrxs, ellxs, todxs) en la escritura como una forma de incluir a todas las personas (mujeres, hombres y diversidades sexo-genéricas). Y la e (le, nosotres, elles, todes), en el lenguaje hablado, para nombrar a todas las personas en nuestros relatos. ¡Lo que no se nombra no existe! ¡Por eso invitamos a nombrarnos a todxs! De esta manera incluimos a la diversidad de personas que somos parte de la humanidad.