Masculinidades NO patriarcales, NO machistas

Masculinidades NO patriarcales, NO machistas

A raíz de la pandemia causada por el COVID19, se hace más evidente la crisis multidimensional por la que atraviesa el mundo que para el caso de las mujeres rurales del Ecuador, se expresa en una sobrecarga de trabajo, un empeoramiento de las condiciones de vida y un aumento de las violencias machistas. Frente a esto, el Instituto de Estudios Ecuatorianos en diálogo con SWISSAID levantaron un diagnóstico y mapeo de actores una vez iniciada la pandemia, aterrizando luego en una serie de estrategias de capacitación, sensibilización y creación de redes de cuidado entre mujeres en cinco cantones del país: Pujilí, Pelileo, Patate, Guaranda y Achupallas. El proyecto es coordinado por Alejandra Santillana Ortiz y Belén Valencia Castro. Esta cartilla fue elaborada por Eduardo Llumipanta, que en diálogo con otros hombres del mundo rural, ensaya un material que busca sacar el debate de las masculinidades del espacio urbano, clase mediero y autodenominado “nuevo”. Esperamos que contribuya al trabajo político con hombres en el desmonte del patriarcado. Fue diseñada y diagramada por Katherine Herrera y forma parte de la apuesta colectiva que coloca en el centro, el cuidado y el sostenimiento de la vida; y busca contribuir a prevenir y erradicar las violencias machistas generadas por el capitalismo, el patriarcado y la colonialidad.

Masculinidades (1)

 

Entrevista Fernando Cabascango Asambleísta por Pachakutik

Entrevista Fernando Cabascango Asambleísta por Pachakutik

Fernando Cabascango, asambleísta electo (2021-2025) por el Movimiento Pachakutik de Pichincha, habla sobre la compleja coyuntura política que enfrenta el movimiento al posicionarse como la segunda fuerza en la Asamblea Nacional en el contexto de reemergencia de la derecha neoliberal.

¿Quién es Fernando Cabascango? 

Desde pequeño estuve vinculado a las actividades del campo, combinando el estudio con la siembra, cosecha y crianza de animales. A los 14 años fui testigo de un conflicto de tierras en Tumbaco cuando militares se tomaron tierras de un tío. Al final se ganó el juicio, pero las deudas generadas y la falta de seguridad jurídica del bien obligaron a vender el terreno. Esta experiencia me llevó a pensar sobre la desigualdad e inequidad que existe en el país y cómo funciona las estructuras del Estado. Años más tarde, me vinculé al trabajo organizativo de la comuna Tola Chica. En 2010, fui cofundador de la escuela Samay, que planteaba el derecho de la educación intercultural bajo una metodología que garantizaba la autonomía del niño y su vínculo con la naturaleza desde los principios comunitarios. En el 2011 también fui cofundador del Centro de Investigación Multidisciplinario Kichwa Estudio; donde se hizo el ejercicio de recrear los principios que tienen nuestros abuelos para replantear la cosmovisión de los pueblos y nacionalidades indígenas. Así también, a partir del 2003 me vinculé al Pueblo Kitu Kara. Aparte del reconocerme, formé un vínculo de trabajo apoyando aspectos organizativos. Por ejemplo, logramos frenar el proyecto inmobiliario “Ciudad Metrópoli” y que se declarare como patrimonio, lo que ahora es el parque arqueológico y ecológico Rumipamba. Luego, en 2014 fui electo presidente del Pueblo Kitukara, en 2017 reelecto y desde el 2018 fui electo Consejero del Consejo de Protección de Derechos del DMQ por delegación del concejo consultivo de pueblos y nacionalidades, cargo al que renuncié para aceptar mis funciones como asambleísta.

¿Cómo te postulaste a la asamblea nacional, cuál es la vinculación con el Pachakutik?

El Pueblo Kitukara siempre ha estado vinculado al Pachakutik por ser filial de la CONAIE que es cofundadora del Movimiento Político. En el caso de Pichincha y Quito, el Pueblo Kitu Kara ha formado parte del Pachakutik desde sus inicios y ha venido participando en las campañas, debates y análisis. Para estas elecciones el Pueblo Kitu Kara resuelve, a través de una asamblea virtual con la participación de los presidentes de las comunas y comunidades filiales, participar con candidato propio. En esta coyuntura electoral para el Movimiento Pachakutik se jugaron varios elementos a favor: el legado de la lucha histórica del movimiento Indígena, la presencia del levantamiento de octubre 2019, la buena gestión de los gobiernos locales del Movimiento Pachakutik, el trabajo organizativo de las comunas y comunidades, elementos que han permitido por primera vez que el Pueblo Kitu Kara tenga un representante en la Asamblea Nacional. Nos alegra tener un espacio para proponer y presionar a que se hagan esos cambios que hemos demandado durante años, como la deuda histórica que tiene el Estado con las comunas, comunidades y los sectores populares.

Pensando en que llegó la derecha neoliberal al poder ¿cómo entienden la coyuntura actual desde el Pueblo KituKara y desde el Pachakutik?

Como Movimiento Indígena hemos enfrentado el neoliberalismo durante años. Tenemos claro a quién representa (el gobierno) y cuáles serán sus políticas en lo que tiene que ver con privatizar sectores estratégicos públicos, frente a acuerdos internacionales con el FMI y tratados de libre comercio que responden a intereses económicos de las élites, más no a iniciativas locales que se deberían fomentar mediante políticas públicas e inversión. Desde la bancada del Movimiento Pachakutik hemos construido nuestra propia agenda legislativa que responde a las promesas de campaña enmarcadas en el documento “Minka Por La Vida” que articuló a diferentes sectores—alrededor de 280 organizaciones a nivel nacional y que fue resultado de un gran debate en el Parlamento de los Pueblos.

¿Qué significa– para el movimiento indígena, para el campo popular y para los proyectos alternativos en el país—que el Pachakutik sea la segunda fuerza en la asamblea nacional?

El llegar a tener 27 asambleístas hoy, responde a una apuesta política colectiva del movimiento indígena con el Pachakutik, podemos reflejar esa apuesta desde las experiencias desde los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GADs) alternativos. Una de las experiencias más visibles es en la alcaldía de Cayambe donde se ha avanzado en la implementación del Estado plurinacional a través del reconocimiento de la autoridad y del territorio comunitario, y la efectiva participación en la gestión de lo público. Otra de las experiencias es en la prefectura del Azuay. Estos gobiernos alternativos dieron respuesta eficiente durante la pandemia, a diferencia del gobierno nacional que gastó cientos de dólares sin resolver necesidades urgentes. El otro elemento es el “Levantamiento Indígena y Popular de octubre 2019” que posicionó al Movimiento Indígena en un escenario de disputa frente al modelo neoliberal y como una alternativa para el país. Queda como constancia el tema del fraude electoral por lo cual no llegamos a segunda vuelta presidencial, pero se reflejó ese apoyo aún con los 27 asambleístas electos.

¿Qué desafíos existen para construir un proyecto de izquierda popular desde el Pachakutik?

Primero ir cumpliendo la agenda legislativa. Luego, iniciar diálogos con otras bancadas con quienes se pueda impulsar estos temas. Y quizá lo de mayor prioridad, es fortalecer el campo popular con la participación. Hemos tenido acercamientos con varios sectores: trabajadores, mujeres, comunas, etc, quienes nos permiten fortalecer las propuestas en el ámbito legislativo. Es fundamental ver cómo articular las demandas populares desde un Parlamento Plurinacional articulado en un frente nacional en contra del neoliberalismo, que oriente las prioridades que debe tener la Asamblea en este momento. Es decir, estamos conscientes que como bancada no podemos lograrlo solos. Finalmente, 27 asambleístas no son mayoría absoluta. Lo importante es la movilización popular y participación social. Necesitamos respaldarnos de esa base social, en los movimientos sociales, quienes construyeron el documento “Minga por la Vida”, quienes nos respaldaron en campaña y en quienes contamos para hacer propuestas de cambio a través de esa articulación entre lo legislativo y lo social. Ese es un reto que tenemos.

¿Cuáles son las prioridades de agenda legislativa del Pachakutik para este período inicial?

Algunas prioridades son: la derogatoria de la Ley de Apoyo Humanitaria, armar la Ley de Comunas y Comunidades; reforma a la Ley Orgánica de Educación Bilingüe; derogar la Ley de Defensa de la Dolarización ya que esta permite que la banca privada tenga control sobre el sector financiero. Éstas están entre las prioridades. También iniciaremos la fiscalización a las concesiones mineras y petroleras en territorios de pueblos y nacionalidades y que han sido entregadas a dedo sin cumplir debidos procesos e inconsultas

La propuesta Minka por la Vida tiene un eje agrario en torno a la soberanía alimentaria. Entonces ¿qué acciones en torno a este eje se van a priorizar? Tierras, semillas, recursos hídricos…

Debemos analizar las propuestas de ley desde una perspectiva integral. Los cambios deben ser más de fondo. Hay que avanzar en la implementación del Estado plurinacional y lo primero es el respeto a los territorios de los pueblos y nacionalidades, el otro tema es la redistribución de las tierras. En el tema de agua es importante reconocer la gestión comunitaria pero ya no en teoría, sino en la práctica, la ley debe permitir que las comunas y comunidades, a través de sus autoridades, tengan la administración del agua, no puede ser que en el reglamento se pongan trabas para el ejercicio de este derecho. También el tema de la Economía Popular y Solidaria, no se habla de lo comunitario y a las comunas y comunidades que generan servicios no pueden contratar con el Estado.

¿Cuál sería el aporte de la ley de Comunas?

Principalmente tiene que ver con el reconocimiento del territorio y la autoridad comunitaria, esto quiere decir que el Estado debe generar mecanismos de coordinación y cooperación con las autoridades territoriales de las comunas, comunidades, pueblos y nacionalidades en la ejecución e implementación de las políticas públicas y que las mismas deben estar acorde con los planes de vida comunitarios. En la ley debe constar con claridad cuáles son sus capacidades administrativas en la regulación y gestión que tienen las comunas y comunidades en sus territorios. Esto como parte de la autonomía y autodeterminación que tienen los pueblos y nacionalidades.

¿En qué consiste el acuerdo Izquierda Democrática – Pachakutik?

El acuerdo con la ID tiene que ver con una agenda de prioridades que responde a nuestros votantes para devolver la confianza de la Asamblea ya que actualmente tiene el 2% de aceptación. Coincidimos en ciertos temas, lo que nos permite priorizar ciertas leyes que responden a los sectores populares, indígenas, etc. Por ejemplo, en la derogatoria de la Ley de Apoyo Humanitario, Reforma a la ley de Educación Superior, en temas agrarios y de los trabajadores.

Finalmente, ¿cuáles deberían ser las acciones que nos permitan levantar un proyecto alternativo para el campo desde los sectores populares?

Es importante pensar en la unidad ya que en este momento hay debilitamiento de los sectores sociales, lo primero es reorganizar, lo segundo es construir una agenda programática con prioridades, que es un desafío porque hay varios sectores y muchas necesidades. Pero se debe impulsar la agenda programática, no desde cada uno de los sectores, sino, que de manera colectiva podemos pensar en el Parlamento Plurinacional de los pueblos y organizaciones sociales. El otro tema es que los sectores populares necesitan hacer una reorientación a nivel intergeneracional. Hay demandas de nuevos actores: en torno al tema de los derechos de la naturaleza y animales, acceso a la educación, “mi primer empleo”; temas que deben estar claros en nuestras agendas. Tenemos que ver cómo recrear las demandas históricas para que respondan a nuevos contextos y a nuevas realidades. No quiero decir que no debemos seguir dialogando con los mismos sectores, sino más bien plantearnos cómo recrear ciertos temas. En ecologismo, la lucha anti minera y petrolera son ejes principales, pero hoy en día hay nuevas propuestas de toda una generación milenial. Ahí el reto de cómo articular a esos espacios y sus propuestas.

Tramas de Cuidado y de Acompañamientos entre Mujeres: nuestra capacidad de re-inventar mundos

Tramas de Cuidado y de Acompañamientos entre Mujeres: nuestra capacidad de re-inventar mundos

A raíz de la pandemia causada por el COVID19, se hace más evidente la crisis multidimensional por la que atraviesa el mundo que para el caso de las mujeres rurales del Ecuador, se expresa en una sobrecarga de trabajo, un empeoramiento de las condiciones de vida y un aumento de las violencias machistas. Frente a esto, el Instituto de Estudios Ecuatorianos en diálogo con SWISSAID levantaron un diagnóstico y mapeo de actores una vez iniciada la pandemia, aterrizando luego en una serie de estrategias de capacitación, sensibilización y creación de redes de cuidado entre mujeres en cinco cantones del país: Pujilí, Pelileo, Patate, Guaranda y Achupallas. El proyecto es coordinado por Alejandra Santillana Ortiz y Belén Valencia Castro. Esta cartilla fue elaborada por Typhaine León, compañera de Mujeres de Frente que sintetiza muchas de las apuestas y experiencias metodológicas, pedagógicas y políticas de la organización. Es diseñada y diagramada por Katherine Herrera. Este material pedagógico forma parte de la apuesta colectiva que coloca en el centro, el cuidado y el sostenimiento de la vida; y busca contribuir a prevenir y erradicar las violencias machistas generadas por el capitalismo, el patriarcado y la colonialidad.

INVITACIÓN – Lanzamiento de la cartilla: «Recuperando las Fuerzas de las Agendas Agrarias»

INVITACIÓN – Lanzamiento de la cartilla: «Recuperando las Fuerzas de las Agendas Agrarias»

OCARU 📢[INVITACIÓN] – Lanzamiento de la cartilla: «Recuperando las Fuerzas de las Agendas Agrarias»
📆JUEVES 20 de MAYO
⏱️16:30 Quito
Comentan sobre la cartilla:
👉ECUARUNARI
👉Comité Nacional de AFC
👉Coordinadora Campesina Eloy Alfaro
👉Tierra y Vida
📌Transmisión por FACEBOOK LIVE OCARU/ zoom: https://us02web.zoom.us/j/83924542827?pwd=cUh0RUN4NTJqcWlJY3VnZWRmMnFoZz09
ID de reunión: 839 2454 2827
Código de acceso: 161481

MARÍA VICENTA ANDRADE: SI NO HAY DIÁLOGO, HABRÁ RESISTENCIA Y LUCHA EN ECUADOR

MARÍA VICENTA ANDRADE: SI NO HAY DIÁLOGO, HABRÁ RESISTENCIA Y LUCHA EN ECUADOR

¿Cómo ves y cómo está el movimiento indígena y social en el Ecuador?

El Movimiento Indígena es un tejido social vivo, que se va recreando permanentemente. Pero al mismo tiempo se sostiene en las raíces de los principios comunitarios que le dieron origen y permitieron el encuentro intercultural de todas las nacionalidades y pueblos que lo conforman, así como a su proyecto político. Dicho proyecto va también actualizándose y repensándose de acuerdo a los aprendizajes que van dejando los distintos momentos históricos vividos.

Durante más de una década hemos sufrido persecución política, despojo de territorios, marcos legales que impiden la autodeterminación de sus comunidades y acoso clientelar a muchos dirigentes para comprar su lealtad y dividir a la organización. Esto sin duda, genera desgastes, debilitamiento. Y en algunos casos hasta de pérdida de rumbo.  Sin embargo, en los momentos de más incertidumbre, desde las comunas, desde los territorios, las bases han retomado la conducción. Han promovido siempre una vuelta a los mandatos de los abuelos, de las mamas y los taytas y a los principios orientadores.

Es por eso que, pese a tanta agresión recibida, durante la década correísta fuimos prácticamente la única fuerza movilizada y en resistencia frente a un desarrollismo depredador, autoritario y racista, que afecta a los pueblos y de manera desproporcionada a las mujeres indígenas.  Pero así mismo, nunca dejamos de converger con otros sectores populares también golpeados. Como son las y los educadores, con las mujeres de sectores populares urbanos y rurales, los estudiantes, los grupos de ecologistas, sindicatos obreros, entre otros.

Asamblea comunitaria como espacio de consensos

El movimiento indígena tiene una fuerza ética y moral que viene de muy atrás y aflora en los momentos más duros. La Asamblea Comunitaria es el espacio donde se construyen los consensos, los mandatos, las decisiones colectivas. Constituye la fuerza que nos orienta hacia donde ir, es el poder interior que es colectivo, no individual.

La movilización de octubre 2019 es una muestra clara de que no hay represión ni clientelismo que sean más fuertes que un mandato comunitario. Y que no son las y los dirigentes los que disponen, sino los que deben acatar ese mandato y hacerlo cumplir. Tuvimos una intervención importante en la que participamos desde nuestras bases. Y lo hicimos con responsabilidad sin ser parte de actos vandálicos como se nos quiso acusar.

Ese mandato comunitario no se describe en consignas y no solamente se expresa en palabras o discursos, sino que se ejerce y convoca. Además abraza con su fuerza ética a todos los sectores empobrecidos de la sociedad ecuatoriana. El movimiento indígena nace desde los pueblos y nacionalidades, pero desde siempre ha encarnado y defendido las demandas de la sociedad en su conjunto.

Eso, pese a todo lo sufrido, no ha cambiado.  Ahora bien, como es un tejido social vivo y en transformación, consideramos que este momento experimenta cambios importantes que pueden enriquecer sus fuerzas internas si colectivamente se lo sabe procesar.  Hay un cambio generacional innegable. Las nuevas generaciones reclaman espacio.

Mujeres indígenas en espacios de dirección del movimiento

Hay una clara demanda desde las mujeres de participar en los espacios de dirección del movimiento. Pues siempre hemos sido protagonistas. Estamos presentes en las luchas, en las mingas, en la agricultura, en la comunidad, en la defensa del agua y la lucha por los páramos, selvas y territorios. Somos custodias de los principios ancestrales del ama shwa, ama llulla, ama killa como elementos rectores de la convivencia armónica, de cuidado de la vida. Y también de asegurar que el principio de complementariedad que predicamos se practique de manera efectiva y sentida en todos los espacios.

El movimiento indígena ha identificado que es un tiempo para las lideresas. Es un tiempo de oportunidades para que la mirada de las mujeres indígenas, que busca mantener viva la sabiduría ética ancestral se haga presente en el quehacer de la CONAIE. Y es un tiempo para recuperar la multiplicidad de voces que convoca a la unidad.

El rol de ls WARMIS dentro del movimiento indígena y social para María Vicenta Andrade, es importante para las luchas, las mingas, la agricultura, para la comunidad, para la defensa del agua y la lucha por los páramos, selvas y territorios.
El rol de ls WARMIS dentro del movimiento indígena y social para María Vicenta Andrade, es importante para las luchas, las mingas, la agricultura, para la comunidad, para la defensa del agua y la lucha por los páramos, selvas y territorios. ©Facebook María Vicenta Andrade

¿Cómo miras al nuevo gobierno de Guillermo Lasso y qué temas son los prioritarios por la pandemia y la crisis social y económica?

Las políticas de gobiernos neoliberales y del progresismo conservador, han sido particularmente dañinas para los pueblos y nacionalidades, pero los grupos hegemónicos de poder solo se han alternado en el gobierno, sin dejar de vivir de la riqueza que les produce la explotación de los recursos naturales, que justamente están en los territorios de los pueblos y nacionalidades porque han sido los únicos que los han protegido. Enfrentamos un nuevo ciclo neoliberal que profundizará el monocultivo, el agronegocio y el extractivismo, lo que nos exigirá estar atentos como movimiento indígena frente a posibles actos que busquen limitar nuestras voces y querer someter a sus intereses nuestra lucha histórica.

puede leer: ELECCIONES CONAIE: MACHISTAS REACCIONARIOS

La situación es muy compleja para los sectores populares y consideramos que será muy duro para las clases medias que dieron su voto a Lasso, sobre todo, considerando la crisis sanitaria actual y las limitadas oportunidades económicas que tiene la población ecuatoriana en su conjunto.

Sin duda habrá un retorno a políticas como la reducción del Estado, que en otras palabras es volver a los mínimos recursos en Derechos como la salud pública y la educación pública, menos médicos, menos maestros, falta de insumos básicos, deterioro de las infraestructuras. Volvemos a la venta de activos y a las privatizaciones que la lucha del movimiento y las organizaciones sociales logramos parar en la década de los noventa.  Entregar el IESS a aseguradoras privadas como en Chile es parte de la agenda. Con esa consigna, lograr programas sostenidos de vacunación, prevención y control del Covid (y otras enfermedades que vendrán), es solo discurso demagógico. Se viene un deterioro serio de la salud del pueblo y un abandono del Estado.

Extractivismo y despojo

Otro tema clave será la profundización del extractivismo y el despojo al que querrán someternos. El nivel de endeudamiento seguirá creciendo, y para ello su principal fuente de ingresos serán las concesiones petroleras y mineras, ya lo han anunciado inclusive.  Eso implicará un deterioro grave de las condiciones de vida en los territorios, inseguridad alimentaria, precarización, conflictos socioambientales, que se van a profundizar.

Además insistirán con la firma del TLC con EEUU que tanta lucha nos costó detenerla hace 15 años atrás. Ahora está prácticamente listo todo. Y así como el TLC con la Unión Europea ya está mostrando los impactos terribles en la producción lechera, por ejemplo; los impactos que nos esperan en la producción interna, hasta ahora autosuficiente gracias al campesinado, son preocupantes. Se nos viene inseguridad alimentaria, quiebra de productores, invasión de productos alimentarios desde afuera, control de semillas. Y estos solo por mencionar algunos de los efectos de ese Tratado. Igual de compleja será la pérdida de “competitividad” de la pequeña industria nacional y la quiebra de emprendimientos familiares.

Ya han preparado el terreno,  ahí está el incremento del impuesto a los pequeños emprendimientos. Nos encontramos con la ley de semillas aprobada durante el correato. Y ahora tenemos la mal llamada ley de agricultura sustentable que ha sido aprobada en segundo debate en la Asamblea.  La soberanía alimentaria está en riesgo igual que el empleo autónomo.

Desempleo y precarización del trabajo

Otro tema crítico es el alto porcentaje desempleo y la legalización de formas de precarización del trabajo.

Un asunto urgente que el movimiento indígena deberá procurar que sus representantes electos con Pachakutik detengan, es la aprobación de la ley de uso progresivo de la fuerza, deberían plantearse reformas a las leyes antipopulares que se aprobaron con Lenin.

Para los pueblos y nacionalidades indígenas los temas prioritarios frente a la pandemia  y la consecuente crisis social y económica son, en primer lugar, la defensa y respeto a nuestras tierras y territorio a través de la implementación efectiva de la Consulta previa, libre e informada como lo establece el Convenio 169 de OIT y en línea la Constitución ecuatoriana. También la eliminación de políticas extractivistas que atenten contra la vida, integridad y la existencia de nuestros pueblos y nacionalidades. Asimismo la administración de la justicia indígena, la salud intercultural (medicina ancestral) frente a la pandemia por el COVID 19 y otras enfermedades.

También es prioritario el acceso a los servicios de salud, el fomento de las economías comunitarias, la educación intercultural bilingüe con autonomía y financiamiento. Es importante el acceso a tecnologías de la información y a conectividad para que niñas y niños puedan continuar con sus estudios en el contexto de la pandemia por la Covid 19. Asimismo la generación de oportunidades económicas (medios productivos y de comercialización), y el acceso de oportunidades laborales.

Para María Vicenta Andrade en la CONAIE hay que gestionar activamente con nuestros gobiernos locales el fomento y revitalización de los centros de acopio y transformación comunitarios y asociativos.
Para María Vicenta Andrade en la CONAIE hay que gestionar activamente con nuestros gobiernos locales el fomento y revitalización de los centros de acopio y transformación comunitarios y asociativos. ©Facebook María Vicenta Andrade

 ¿Qué modelo debe implementar la CONAIE para activar el tema productivo agro ecológico y anti-minero y anti-extractivo?

La crisis que enfrentaremos golpeará duramente a los sectores campesinos y a los territorios indígenas. Pero una de las respuestas más importantes será persistir en nuestros modos de vida. Eso es lo que ha permitido a los pueblos originarios seguir presentes tras 500 años de saqueo.

 La CONAIE deberá promover entre sus bases tres frentes de resistencia:

Productiva:

Hay que gestionar activamente con nuestros gobiernos locales el fomento y revitalización de los centros de acopio y transformación comunitarios y asociativos (molinos, queseras, paneleras, etc.). Ello permitirá que las familias productoras no enfrenten individualmente un mercado y un marco legal que las deja vulnerables. Estos espacios deberían recibir la inversión pública local, el apoyo para que puedan ser las principales compradoras y transformadoras de la producción familiar.

Hay que exigir que se apliquen las ordenanzas de fomento agroecológico. Será importante que en los territorios, se compre y transforme los productos localmente producidos, se compre insumos locales. Las queseras que compren la leche del centro de acopio, el gobierno local que compren el queso local. Si una asociación produce semillas y plántulas, la organización agroecológica le compre esas semillas y plántulas. Hay que redoblar esfuerzos a través de los medios comunitarios para promover el consumo responsable, que prefiera el producto campesino.  Tejer alianzas con las cooperativas para generar líneas de crédito que favorezcan la producción agroecológica. Es fundamental que el dinero que se produce en un territorio se quede en el propio territorio lo más posible.

El tema organizativo:

Tenemos que retomar con fuerza los liderazgos colectivos. Es fundamental que se respeten las decisiones tomadas en asambleas y congresos. Esto no es nuevo para los pueblos y nacionalidades indígenas. Solo debemos volver la mirada a lo comunitario, recuperar el Ayllu para una conducción colectiva de la CONAIE. Más que nunca antes, la CONAIE debe apoyar a las comunidades afectadas por la minería, la explotación petrolera, el agronegocio. Debe tejer alianzas con otras organizaciones y redes locales para que no queden aisladas, sean visibilizadas. Que su producción agrícola, sus iniciativas de turismo, sus emprendimientos encuentren apoyo de los gobiernos locales y de mercados solidarios.

Lo legal:

Hay que promover reformas que liberen la producción campesina de todos los requerimientos e impedimentos para una producción y comercialización autónoma. Como siempre, la CONAIE debe mantener informadas a las bases de las decisiones que se toman desde el gobierno. Más ahora que tenemos un bloque importante de Pachakutik en la Asamblea. Además, hacer uso de todas las herramientas e instrumentos de derechos humanos para exigir del Estado como garante, su pleno cumplimiento.

Resistencia y Lucha:

El movimiento indígena, aunque siempre hemos buscado y propuesto desde el diálogo, pero si como siempre no nos escuchan, tendremos que defender los intereses colectivos de pueblos y nacionalidades y de la mayoría de los sectores populares en las calles para ser escuchados y se atiendan nuestras legítimas demandas. Realmente es poco lo que se puede esperar del próximo gobierno.

¿Política Agraria 2030 y Neoliberalismo?

¿Política Agraria 2030 y Neoliberalismo?

 

   5 de mayo de 2021. Boletín #5

¿Política Agraria 2030 y Neoliberalismo?

El gobierno nacional emitió por decreto la Política Pública 2030 que tiene como objetivo delinear las políticas agrarias por los próximos 10 años; al mismo tiempo algunos gremios presentan la propuesta de Código Integral Agropecuario, podemos advertir que estos dos cuerpos normativos tienen como uno de sus objetivos la promoción de la agro-exportación, lo que nos deja la interrogante de qué pasará los próximos diez años con la agricultura campesina. Dejando por un momento los temas rurales y agrarios, quienes hacemos el IEE y OCARU reconocemos el gran logro del movimiento feminista por la despenalización del Aborto por Violación en el Ecuador. Y de la misma manera manifestamos nuestras alertas por las violaciones de derechos humanos que viven los sectores movilizados de nuestro pueblo hermano de Colombia.

MAG
Política y Plan Nacional Agropecuario 2020-2030 MAG  
OCARU 
El IEE y el OCARU se pronuncian en solidaridad con las organizaciones sociales frente al Paro Nacional en Colombia
IEE  / FES ILDIS
América Latina: lineamientos para una agenda de soberanía alimentaria basada en la agricultura sustentable 
OCARU 
El IEE y el OCARU envían carta a la Asamblea Nacional por el Proyecto de Ley de Desarrollo Sustentable del Sector Agrícola  
EL PRODUCTOR  
Ecuador: Pequeños productores de cacao se convierten en socios de exportadora francesa 
EL PRODUCTOR  
Sector cafetalero planta sus esperanzas en nuevo plan de reactivación y en recursos prometidos por Guillermo Lasso al agro 
EL PRODUCTOR  
Primera exportación de pimiento ecuatoriano hacia los Estados Unidos
ASAMBLEA NACIONAL
Este martes, agricultores del Ecuador presentarán proyecto de Código Agropecuario 
LA HORA
Gobierno decreta política de Estado para el Sector Agropecuario
EL PRODUCTOR
Ecuador: Entes de gobierno se unen para levantar información estadística en el agro
LA HORA
A la espera que se les fije el precio de sustentación
LA HORA 
Posiciones contrarias de los dirigentes de la Ecuarunari sobre el Congreso de la CONAIE 
EL TELÉGRAFO  
Trabajadores conmemoran el 1 de Mayo con movilización en Quito
COLOMBIA INFORMA  
Militarización no frenará el Paro Nacional en Colombia 
GK  
La despenalización del aborto por violación, explicada 
MUNDO AGROPECUARIO 
Los científicos instan a la UE a permitir el uso de nuevas técnicas de cría y biotecnología moderna en la agricultura ecológica 
ECUAVISA  
La energía eólica impulsa el mercado negro de la balsa en Ecuador

Nuestra dirección:
San Ignacio 134 y 6 de Diciembre, Quito
(593 2) 2904 098

¿Quiere compartir sus aportes para el debate?
Pueden escribirnos a: ocaru2012@gmail.com

Si quiere darse de baja de esta lista consulte en:
unsubscribe from this list

El IEE y OCARU nos solidarizamos con el pueblo Colombiano

El IEE y OCARU nos solidarizamos con el pueblo Colombiano

El 28 de abril estalla en Colombia un nuevo Paro Nacional, esta vez contra la Reforma Tributaria; luego de casi una semana de iniciado el paro, el pueblo colombiano se mantiene en las calles. Y es que, a pesar del anuncio del gobierno colombiano de retirar la Reforma, el hartazgo generalizado, las nuevas reformas neoliberales, la violencia contra la población y la memoria de saqueo, alimentan la movilización de un paro que no para.

Ante esta situación que vive el hermano pueblo de Colombia, el Instituto de Estudios Ecuatorianos y el Observatorio del Cambio Rural nos pronunciamos en solidaridad con las organizaciones sociales, campesinas, indígenas, de mujeres, trabajadores y otros sectores populares por ese enorme despliegue de dignidad y  resistencia frente al gobierno neoliberal uribista de Iván Duque y frente a la mal llamada «Ley de Solidaridad Sostenible» que busca que el pueblo colombiano cargue con el peso de la pandemia y el gasto público mientras resguarda los intereses de las élites.

Como ecuatorianxs, nos solidarizamos al haber vivido la represión del Estado durante el Levantamiento Indígena y Popular de octubre del 2019 que fue resultado de la renovación y avance del neoliberalismo en la región. Como sabemos, en Colombia, el 1ero de mayo miles de personas se unieron a las manifestaciones por el Día Internacional de lxs Trabajadorxs y finalmente el dos de mayo el presidente Duque anunció que retiraría el proyecto de reforma tributaria presentado al congreso. El ex-presidente Álvaro Uribe y las fuerzas políticas de la derecha han llamado a apoyar «el derecho» de los militares y policías a utilizar armas en defensa de la propiedad privada, y han catalogado el accionar de lxs manifestantxs como actos criminales y vandálicos de terrorismo.

La escala de violencia brutal desplegada por el gobierno de Colombia solo ha aumentado, por lo cual abrazamos con admiración, la valentía del pueblo colombiano que a pesar de la militarización de varias ciudades a nivel nacional no frenaron después de que se haya retirado el Proyecto de Ley, con miras a pedir la renuncia de Duque e impedir las nuevas reformas en camino. Todos los días, las organizaciones sociales, medios alternativos y defensorxs de derechos humanos, denuncian más muertes de las que están reportando los medios hegemónicos. El saldo escalofriante de estos días es: 1443 casos de violencia policial, 216 víctimas de violencia policial física, 31 víctimas de violencia homicida, 814 detenciones arbitrarias, 239 intervenciones violentas por parte de la fuerza pública, 21 víctimas de agresión en sus ojos, 77 casos de disparos con armas de fuego por parte de la policía y 10 víctimas de violencia sexual por parte de la fuerza pública (Temblores ONG).

Como IEE y OCARU denunciamos también la violencia generalizada con la cual han debido subsistir las luchas campesinas durante años. Entre 2016 y 2020 al menos 753 líderes sociales fueron asesinados en Colombia, 3.184 amenazas, 193 atentados, 31 desplazamientos forzados, 26 detenciones arbitrarias, 13 desapariciones forzadas, 13 secuestros 8 casos de estigmanización y 10 de destrucción de bienes (El Comercio, 2021).

Apoyamos a la distancia al pueblo colombiano en su lucha; exigimos el cese de la masacre perpetrada por el Estado colombiano y sus aparatos represivos, instamos a que el conjunto de la comunidad internacional, los gobiernos, los Estados, las instituciones y los pueblos condenen de manera tajante la violación sistemática de derechos humanos; y alertamos sobre el avance de un proyecto aún más cruel de capitalismo, muerte e injusticia en América Latina.

¡Que el paro nacional sea un grito internacional y solidario!

Por todxs lxs asesinadxs, desaparecidxs, detenidxs arbitrariamente, por todas las mujeres y niñas violadas, por todo un pueblo que es luz para el resto del continente.

 

imagen destacada: La Oreja Roja

Presentación: América Latina: lineamientos para una agenda de soberanía alimentaria basada en la agricultura sustentable

Presentación: América Latina: lineamientos para una agenda de soberanía alimentaria basada en la agricultura sustentable

Les invitamos a la presentación del libro «América Latina: lineamientos para una agenda de soberanía alimentaria basada en la agricultura sustentable» este jueves 6 de mayo a las 10:00 am a través del facebook live de FESTransformación, Presenta Anahí Macaroff, investigadora asociada al Instituto de Estudios Ecuatorianos

 

Mira el facebook live: https://www.facebook.com/FESTransformacion/videos/479201853326812