Academia y organizaciones sociales debaten sobre Agroecología

Autoría:

OCARU

Fecha de publicación

julio 15, 2019

OCARU

Por Tamara Artacker

¿Cuáles son los retos y avances de la agroecología en América Latina y en Ecuador?
El 11 y 12 de julio se reunieron representantes de la Academia, de ONGs y organizaciones sociales en la Universidad Central para juntos discutir y reflexionar sobre el balance de la situación de la agroecología y los aportes desde la investigación.

El “Segundo Encuentro Internacional de Investigación y Agroecología” fue inaugurado por Fernando Sempértegui, rector de la Universidad Central del Ecuador, llamando a una “movilización internacional para generar un giro de 180 grados en el modelo de producción agrícola” y por la “aproximación a saberes y experiencias de los que en su trabajo cotidiano están profundamente ligados a la tierra.”

Durante la mañana del primer día de la jornada se organizaron varias ponencias magistrales con aportes de invitados nacionales e internacionales de la Academia que hicieron énfasis en la ruptura radical que representa la agroecología frente al modelo convencional generador de crisis ambiental y social.

En la tarde se desarrollaron siete mesas temáticas sobre temas de producción, procesos de formación, políticas públicas, alimentación, organizaciones sociales, etc.

Como una de las preguntas transversales del evento se planteó ¿cuál es el rol y aporte de la Academia y cuál debe ser el de los y las campesinas?

En la mesa sobre “Agroecología y Organizaciones Sociales”, organizada por el Colectivo Agroecológico, se enfatizó en que es fundamental que la agroecología, como propuesta política y movilizadora de resistencia, se quede en manos de los y las campesinas que son los y las actoras que la viven, investigan, reflexionan y reproducen a diario desde su cotidianidad.

Los y las ponentes, representantes de organizaciones campesinas, advirtieron del riesgo de cooptación de la agroecología por la academia y el Estado que le quitan su significado político para convertirla en una herramienta más de hacer agricultura o incluso, a través de la elitización, convertirle en fuente de acumulación de riqueza para sectores empresariales.

La agroecología, para los y las ponentes, está inseparablemente conectada con otra forma de sensibilidad hacia el mundo vivo, otra forma de percibirnos a los seres humanos como parte de la naturaleza y de senti-pensar la tierra. La tierra es concebida como ser vivo, incluso sagrado, por lo que la agroecología nos propone construir colectivamente otras relaciones socio-ecológicas para la reproducción de la vida.

Además se enfatizó en aspecto comunitario colectivo de la agroecología que hace poco útil pensarla en clave individual o de finca, como es común. Más bien hay que pensar el proyecto agroecológico en términos de territorio, desde los tejidos locales, de construcción conjunta, teniendo como objetivo la Soberanía Alimentaria.

De esta capacidad del tejido social se resaltó también el tema del nexo importante entre la agroecología y la movilización, la formación de sujetos políticos que se perciben con capacidades de transformar la sociedad y la creación de espacios de reflexión.

Se resumió, desde la discusión de “agroecología y organizaciones sociales”, que la agroecología representa un giro radical que escapa al proyecto de modernidad que convierte a la naturaleza en objeto y recurso de explotación. Se puede entender, por lo tanto, como propuesta antisistémica y anticapitalista que permite construir nuevos sujetos y otra reproducción de la vida.

Quizá también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *