Observatorio del cambio rural

Switch to desktop Register Login

El X Encuentro Nacional del Foro de Recursos Hídricos congrega a las organizaciones sociales en la ciudad de Quito

Instituto de Estudios Ecuatorianos. Por Katherine Herrera

Durante el 5 y 6 de julio, se llevó a cabo el X Encuentro Nacional del Foro de Recursos Hídricos en la Universidad Central del Ecuador, en la ciudad de Quito. El evento reunió a cerca de 1.000 personas de diferentes provincias del país. Representantes, delegados de movimientos, sindicatos, organizaciones y colectivos, instituciones públicas y privadas, cuyas labores e intenciones giran en torno a temas sobre agua, medio ambiente, derechos tanto de la naturaleza como derechos humanos.

Durante la primera jornada, la plenaria: “Agua, Estado y Sociedad: situación y alternativas”, contó con la participación de mujeres que expusieron sobre su situación al interior de sus comunidades y su relación con la tierra y el territorio. En la plenaria se dio la apertura al diálogo entre el público presente y los encargados de cada mesa.

En el transcurso de la tarde del jueves, el debate estuvo centrado en seis mesas que abordaron temáticas como riego y políticas públicas, gestión del agua y de los sistemas comunitarios para consumo doméstico, gestión de cuencas, minería y megaproyectos hídricos, ecosistemas y agua, amenazas y propuestas, marco normativo del agua y mesa académica.

Para el viernes 6 de julio, el Teatro de la Universidad fue testigo de las demandas e inquietudes para la discusión que luego se sumarían en forma de conclusiones y propuestas. En el marco de las conclusiones, destacamos las siguientes:

1. Agua y minería: se pretende efectuar un seguimiento a la actividad minera en el marco de su cumplimiento, principalmente legal; generar vigilancia en la calidad del agua en espacios mineros; procurar una vigilancia desde la Secretaría del Agua en las actividades mineras.

2. Agua y saneamiento: consolidar un proyecto y reforma de servicios de agua y saneamiento para los territorios rurales; mantener un seguimiento de control de calidad del agua mediante un laboratorio nacional; mantener las decisiones de las comunidades y el trabajo colectivo sobre la gestión del agua.

3. Áreas de protección hídrica: determinar áreas de protección hídrica; dicha elección ha de ser resultado de un trabajo en conjunto con las comunidades y actores involucrados en el proceso; socializar el manual técnico y de procedimiento para dichas áreas.

4. Régimen comunitario del agua: impulsar el régimen comunitario del agua y socializar dicha gestión; procurar una guía para alianzas publico-comunitarias en reconocimiento de las autonomías y la gestión de los actores sociales.

5. Fondo del agua: crear un fondo del agua que abarque términos económicos y de responsabilidad con el recurso hídrico.

6. Acaparamiento y democratización: generar un medio de regulación del acaparamiento del agua que regularice su redistribución en torno a criterios económicos, sociales, culturales y ambientales.

7. Marco normativo: principalmente, procurar el constante diálogo y participación con regantes y usuarios; simplificar los trámites de normativas secundarias del sector hídrico.

8. Riego y drenaje: asegurar una política de gestión integral de riego; enfocarse en preservar las fuentes de agua y la calidad de las mismas; mantener el carácter participativo del Plan Nacional de Riego.

El décimo encuentro del Foro de Recursos Hídricos concluyó con que el acceso al recurso hídrico es un derecho de todos los seres humanos y debe ser gestionada mediante una serie de medidas legales que han de fundamentar su accionar en la recuperación y manejo de las fuentes de agua para el consumo tanto del campo como de la ciudad. Las políticas impuestas en torno al tema deben ser trabajadas con las comunidades y usuarios del agua en sus múltiples formas. Las actividades y procesos basados en el extractivismo o la minería son una amenaza tanto para el recurso hídrico como para los campesinos, indígenas y sus territorios. Para ello, se requiere de la participación de instancias como SENAGUA y GADs locales en el cumplimiento de los preceptos establecidos. Se hace necesaria una alianza público comunitaria cuyo vínculo ratifique la adecuada gestión del agua y los proyectos de riego, siendo alianzas que luchen contra la corrupción y los elevados costos. En dicho entorno es necesario apuntar a la sensibilización del personal del sector público en relación a lo comunitario. Se considera importante: una institucionalidad democrática, descentralizada, eficiente y transformadora que diseñe y ejecute una política pública en espacios compartidos de toma de decisiones; generar un marco normativo que garantice el derecho humano al agua, la soberanía alimentaria y la gestión sostenible de los recursos hídricos y ecosistemas; construir una propuesta de Ley Orgánica de Recursos Hídricos, ley acompañada de organizaciones, opinión pública y el poder ejecutivo y legislativo; respecto a una Política Nacional de Riego, ha de ser ejecutada y planteada por entidades del Gobierno Central, Gobiernos Autónomos y Descentralizados, organizaciones y representantes, cuyo énfasis procure las ya mencionadas distribuciones y manejos del agua pero que, además, apunten a procesos productivos agroecológicos, agroindustriales y de comercialización asociativa en beneficio de medianos y pequeños productores; crear una Escuela de Capacitación de Riego que responda a las necesidades de los actores reales en un procesos de riego. Y, finalmente, es imperativo crear un Fondo del Agua que asegure el consumo, manejo, evite la contaminación y piense en la protección hídrica, entre otros.

Como en otros eventos anteriores, el Foro de Recursos Hídricos, gracias a la suma de esfuerzos colectivos, concretó compromisos materializados con la firma de los asistentes en la agenda del evento.

Foro 2

Foro 3

Foro 4

Foro 5

Foro 8

Foro 10

Foro 14